Ser único. Ser feliz.

- Eso no es normal

- Lo sé. Pero, ¿quién quiere ser normal?

domingo, 25 de diciembre de 2011

Capítulo 17: Demasiada preocupación por el envoltorio cuando al final siempre se rompe en cinco segundos y medio.

A unas pocas horas para levantarnos y descubrir si esta Navidad  los regalos que damos y recibimos son los acertados, he salido con mi madre  a comparar algo para adornar la casa. Todo estaba lleno de gente con prisas haciendo sus últimas compras y gastando las reservas de papel de regalo del centro comercial. Me he puesto a pensar cosas raras, como de costumbre, y me he dado cuenta que dentro del espíritu de la Navidad, una de las cosas que más nos preocupaban es decorar suficiente todo lo que nos rodea. Todos absolutamente todos los que nos encontrábamos allí estábamos obsesionados por decorar adecuadamente. Desde las dependientas que trabajaban a destajo, hasta una señorita que colocaba estratégicamente el turrón de chocolate para formar una pirámide perfecta.
Una chica  rebuscaba entre el montón de papeles de regalo, uno que combinara con la cinta que pretendía ponerle por encima, mientras un matrimonio se peleaba con la dependienta porque se les habían acabado todos los papeles de color rosa. Incluso yo estaba allí rodeada de decoradores compulsivos buscando algo para decorar mi casa. Yo ya sabía que vivía en una sociedad materialista, pero nunca me había parado a pensar cuanto nos importa que todo este perfecto.
De toda esta historia hay algo que me empezó a preocupar cuando empecé a pensar en todo esto, y que me sigue preocupando varias horas después. Mi preocupación está más allá de criticar el materialismo. Mi preocupación pretende avisar de que en realidad el envoltorio es poco importante.
La mañana de Nochebuena todas esas personas están preocupadas por idear cual es la mejor manera de empaquetar un regalo, y en cambio la mañana de Navidad unos pequeños monstruitos y otros no tan pequeños arrasan con todo el papel de regalo que se les pone por delante buscando no decepcionarse con lo que este papel esconde. Creo que esto nos debería hacer reflexionar si el envoltorio realmente importa algo, pero como eso es sólo lo que yo creo, proseguiré con los principales motivos de mi preocupación.

Me preocupa exageradamente que esta obsesión por decorar no sólo sea una obsesión Navideña, y te voy a intentar explicar por qué.

En muchos casos la falta de identidad personal  nace de la mano de la obsesión por demostrarle al mundo que tu envoltorio es de calidad, pues quienes viven locos por mostrar un buen envoltorio olvidan la importancia de que el regalo no decepcione. Es decir, si piensas que los que te rodean se fijarán en si los colores del papel de regalo combinarán a la perfección dejas de preocuparte por  enseñarle a alguien que tu no regalas las cosas típicas simplemente por salir del paso. Esto es como todo, preocuparte por si gustas por fuera hará que poco tiempo te quede por preocuparte si tu interior es especial.
Supongo que esto lo he aprendido tarde, pero ahora en cuando me doy cuenta de que decorar es sólo una forma de engañar sobre el verdadero contenido que esconden las cosas. Se piensa que si el regalo te entra por ojo al  final  gustará más, pero hay una cosa clara, las cosas no son como empiezan, sino como acaban, y al final siempre se descubre lo de dentro.

Por todo esto creo que es mejor quedarse con buen sabor de boca y dejar lo mejor para el final, no para lo que se ve a simple vista sino para lo que esa apariencia esconde. Por supuesto, esto no quiere decir que debemos envolver de forma chapucera, pero me gustaría que se pensara menos en lo superfluo.

Aunque no lo parezca, en todo este capítulo andan escondidas referencias sobre los besos, pero para todo aquel al que no le haya quedado muy claro, puedo hacer una última referencia en la que se vea claramente.


-Aquellos besos en los que nos guiamos únicamente  por el envoltorio serán siempre más frustrantes que esos en los que hayamos descubierto cuanto nos gusta el regalo. Sin embargo si nunca dejamos ver el regalo que llevamos dentro, el envoltorio nos dejará vacíos-


...Paula



Cuanta reflexión propia.

* escrito en la Nochebuena de 2010

viernes, 23 de diciembre de 2011

Capítulo 16: El muérdago te da el primer empujoncito...

¿Alguna vez te has dado cuenta de que nos pasamos la vida pidiendo permiso?
Es normal que sea así, porque cuando somos pequeños no tenemos ni criterio ni experiencia para valorar la situación, y cuando crecemos tenemos alrededor muchas personas en las que debemos pensar  antes de actuar. Sin embargo nadie pide permiso y espera ansiosamente esperar un no, bueno al menos casi nadie, porque está visto que hay gente para todo.  Hasta para pasar por la vida en automático sin pararse a pensar. 
Muchas veces sin embargo, cuando pedimos permiso la respuesta es no, y esto ocurre porque vivimos en una sociedad reglada en la que hay ciertas cosas que no son políticamente correctas o que los que te rodean no ven bien que hagas. Creo que después de 15 capítulos ya sabéis que estoy en contra de seguir algo por el simple hecho de que esté establecido, y mucho más de hacerlo por quedar bien ante los demás; Sin embargo yo entiendo que el ser humano necesita reglas principalmente para no dañar al resto de personas que nos rodean. Lo que pasa es que  cada vez que alguien no te de permiso para algo para mí la mejor opción es escuchar una explicación y hacerlo sin mirarse el ombligo por un momento comprendiendo si realmente es razonable lo que se argumenta y valorando objetivamente y sin tener en cuenta tus ganas si la regla establecida ha sido establecida con criterio. Sé perfectamente que esto es díficilísimo, pues somos seres incapaces de eliminar toda nuestra parte subjetiva, pero debemos intentarlo, pues una buena argumentación por nuestra parte puede poner la partida a nuestro favor. De todas formas, por muy buenos y objetivos que sean tus argumentos a quien le pediste permiso siempre tiene la última palabra, luego tú eres libre de obedecer o no atendiendo a las consecuencias...


¿Por qué me enrollo tanto con todo esto?


Pues muy sencillo, para que veas que el conseguir permiso es muy difícil porque los seres humanos actuamos a partir de prejuicios y leyes establecidas que tratan a todos los seres humanos por igual en todas las situaciones. Esto es así incluso  aunque todos seamos únicos y no actuémos de la misma forma ante dos situaciones idénticas. Por ejemplo, los padres tienden a pensar que las niñas son más indefensas e influenciables que los niños, y por tanto, sin tener demasiado en cuenta la personalidad de sus hijas las protegerán más insistentemente que a sus hijos. Esto está claro que depende de la persona porque hay chicas con las ideas muy claras y chicos que no las tienen tanto. Por lo tanto, lo que intento aconsejar es que dejemos de pedir permiso para todo, porque es cierto que hay cosas que necesitamos preguntar, pero puedes estar seguro de que no para todo se necesita la aprobación de alguien.

Si nos adentramos  en el mundo de los besos, pedir permiso se convierte en algo absurdo. Pedir permiso antes de dar un beso es de indeciso. Además si se pide permiso automáticamente, la improvisación desaparece y el factor sorpresa se esfuma, es entonces cuando entra en funcionamiento la parte racional del cerebro que hará que le de tiempo a pensar y a no darte permiso...

Es más si no te da permiso la situación es igual de incómoda que si después de besarte te dice que el amor no es correspondido...

Dejarse llevar por los impulsos es imprescindible, y  si se necesita un empujoncito en estas fechas el muérdago puede ayudar...
Yo creo que la tradición del beso debajo del muérdago surge cuando tras un momento de silencio uno de los dos por fin se decide a lanzarse sin preguntar, y después para justificarse inventa la tradición como si esta proviniera de una leyenda de amor...

Seguro que en ese momento entre la distancia mínima de seguridad, y lo irresistible que sonaba que se hubiera inventado una leyenda solo para besarla, ella se replanteo su relación con él...

Por eso yo creo que no debe darnos miedo arriesgar en el amor porque las situaciones diferentes son las que al final convierten la historia en especial. Además antes mencioné que nuestra sociedad está reglada, pero esta visto que NADIE puede poner reglas unánimes para todas las historias de amor, porque siempre seguirán existiendo personas con brillo en los ojos que luchen contracorriente por intentar mantener la intriga en todos y cada uno de los momentos de su historia.


Atrévete a inventar tu propio muérdago.



...Paula

Cuanta reflexión propia


PD: ese hombre fue un visionario que comprendió que antes de un beso sobran las palabras y que es mejor guiarse por impulsos y establecer así reglas mútuas que sólo hagan más morbosa e interesante la vida de aquellos que la comparten.

martes, 20 de diciembre de 2011

Capítulo 15: Los besos son sólo los cimientos. Es responsabilidad del arquitecto seguir el proyecto.

Admiro la capacidad de los arquitectos de imaginar . Imaginan sin descanso hasta conseguir imaginar casas únicas en su especie. Ojalá esa cualidad fuera más común a nuestro alrededor para que la creación sustituyera a la dominante no opinión, o lo que es lo mismo que la imaginación le ganara la partida a la indiferencia.

Este no es un capítulo dedicado única y exclusivamente a futuros arquitectos. Podría serlo pues no estoy segura de que alguien que tiene la mente estructurada a partir de  la indiferencia pueda llegar a entender la importancia de la iniciativa para salir adelante. Es más, creo que por más que los besos intenten que algunas personas olviden su ceguera provocada por otros y vean con claridad evidencias de que no son ciegos, tendrán siempre incrustado en el cerebro que ellos no ven. Es traumatizante pensar hasta que punto ha llegado el lavabo de cerebro generalizado, así que decididamente dedicaré este capítulo a los arquitectos.

Para todos los arquitectos: esos gracias a los que se construyen casas, y esos gracias a los cuales no se tiran por la borda historias con futuro.
Los que pertenecen al primer grupo son esos que tras estudiar una dura carrera,obtienen un título que les permitirá empezar a imaginar casas. En cambio, los que pertenecen al segundo grupo no son más que un grupo de personas que tienen en mente que es muy importante que los proyectos salgan adelante.

En este capítulo me voy a centrar más en aquellos que pertenecen al segundo grupo, y no porque no tenga mucho que decir de gente estupenda que aspiran a conseguir pertenecer al primero,sino porque un día me propuse destripar al máximo el mundo del beso y sus alrededores y creo que este mundo tiene más relación con el segundo grupo.

¿Quienes pertenecen al segundo grupo?
Cualquier arquitecto con ganas de empezar una historia desde cero.

Cuesta muchísimo decidir que día es el perfecto para poner los cimientos de tu proyecto.  Los cimientos son esenciales para que el proyecto sea sólido y en ningún momento se tambalee. No puede estar lloviendo porque todo el mundo sabe que con la lluvia los cimientos se estropean, pero tampoco debes elegir un día en el que el sol abrase porque será insoportable estar horas bajo el sol para ponerlos. Elegir el día es difícil y es importante, pero cuando por fin aparecen esos cimientos en forma de besos en seguida te das cuenta de si el proyecto final se desarrollará con éxito o no. Si en esos besos había el mensaje necesario, sin duda gran parte de las dificultades de construcción de la historia estarán prácticamente superadas,sin embargo en algunos casos los malos cimientos nos delatan que lo mejor es empezar de cero o parar la obra por el momento reconsiderando la situación.

El buen arquitecto además de diseñar un buen proyecto con ideas únicas e inimitables, tratará de construir con los materiales de mejor calidad posible.
Una casa terminada cuenta una historia que va desde sus cimientos hasta que es derrumbada.
Cada uno es el propio arquitecto de su proyecto con otra persona, aunque no cualquiera puede ser arquitecto, se necesitan ganas de crear.


Vuelvo a decir que hay una falta inmensa de creación en las historias compartidas, y que esto hace que los días sean todos iguales...
crea un beso, una palabra, un lugar, una regla, una costumbre, un objetivo...



Créame una habitación en la que sólo podamos entrar tu y yo. Ya que te doy el poder de ser arquitecto aprovéchalo. No hagas que nuestra casa se parezca en absoluto al resto de las casas de la avenida. Lo que quiero es que imagines una casa a nuestra medida en la que descubrir lo que somos y  compartir nuestra vida.


...Paula


Cuanta reflexión propia.


NOTA: texto escrito en diciembre de 2010. Dejé los "besos" abanonados, sin publicar porque tenía inspiración. Ahora no tengo tiempo, así que aquí está el capítulo 15

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Si fuera esto una película, estaríamos hechos al agrado del público

El patio de butacas estaba a rebosar, pero aún quedaban quince minutos para que comenzara la actuación. Como buenos españoles que éramos la mayoría de los allí presentes, teníamos escandalizados a una pareja de suecos con nuestro nivel de ruido. Cada cual gritaba más alto que el de al lado. Y los nervios estaban a flor de piel en aquella noche en la que debutaba mi amiga en un teatro de Madrid.
Desde el instante en el que supe que  para ella significaba mucho todo aquello, no dudé en organizar toda mi agenda en torno a aquel acontecimiento. Era una de mis prioridades estar presente el día en el que ella cumplió uno de sus más ansiados sueños, porque se mire como se mire, no se puede presumir de una amiga actriz todos los días.


Fui al teatro sola, eso sí. Aunque estuve a punto de ceder ante la insistencia de esa aspirante a actriz tan pesada que yo tenía por amiga, que me aconsejaba que abandonara el orgullo e invitara a ese tipo que me había robado el corazón una vez. Pero finalmente no le llamé. Quise convencerme a mí misma que ya no le echaba de menos. Y ante los reproches de mi amiga, argumenté a mi favor que  de invitarle a él tendría que haber invitado también a ese delirante encanto del que nunca se separa, y  mi enconomía ya no daba para comprar tres entradas. Ante estas escusas baratas, ella me puso pucheritos, y como se le da tan bien actuar, improvisó  el típico sermón que dan las madres, por el hecho de ser madres, para que sus hijos entren en razón:

-     Me pones de los nervios intentando evitar lo que sientes. Tienes que afrontar la realidad. Tirarte a la piscina como solías hacer. No permitiré que te quedes mirando desde el bordillo cuando sabes que él ha vuelto a nadar ,y sólo quiere hacerlo contigo. ¿Qué te cuesta llamarle? Ni siquiera tendréis que hablar porque estaréis viéndome hacer el ridículo...
    +   ¿ Tengo que recordarte que él dijo que ahí acababa todo? Yo terminé con lo nuestro, pero él fue quien, mirándome a los ojos, me dio a entender que ya no sentía nada. Parece que no recuerdas que, a pesar de que salieron esas palabras de su boca, yo no quise asumirlo y seguí atontada por su culpa durante meses. Por aquel entonces, me decías que tenía que olvidar, que no había otra solución. No puedes hacerme creer ahora que él quiere verme.
-  Yo no te tengo que hacer creer nada. Yo sólo te digo que  la vuestra es una historia de amor de dos auténticos cobardicas. No hacéis otra cosa que esconder lo que sentís y sinceraros conmigo. Si alguno de los dos fuera valiente, no estaríais ambos como tontos ideando formas de que yo os hable del otro. Erais felices juntos, eso se veía a la legua. Pero siempre os ha encantado complicaros la vida por miedo a enamoraros.
+ ¿ Enamorarnos? Eso son palabras mayores. No te voy a negar que le echo de menos, aunque duela tanto admitirlo. Pero, en cualquier caso, fue él quien dijo la última palabra. No entenderá nada si le invito al teatro.
- No soporto cuando sacas tu razón por encima del corazón. El invierno y la rutina te tienen desentrenada en eso de improvisar y guiarte por los impulsos. Intentas mantener la cabeza fría a toda costa, querida. Pero tanto tú como yo sabemos que no es posible mantener la cabeza fría mientras el corazón arde. Y yo, como narrador omnisciente que todo lo sabe y controla entre los dos, te digo que si algo hacen vuestros respectivos corazones es arder en deseos de encontrarse - dijo bromeando.
+  ¡Serás payasa!
-   Se te pone una cara de tonta cuando hablamos sobre el tema que no es muy difícil ser todopoderosa y saber a la perfección lo que sientes. Respecto a él, últimamente está muy pesadito contándome lo que solíais hacer juntos. Así que, como no os olvidéis de el orgullo y esas idioteces ,te juro que seré yo misma quien tome cartas en el asunto.

Por supuesto, cuando mantuvimos esta conversación dejé claro que, a pesar de que me alegraba pensar que él me echaba de menos, yo no iba a llamarle.


Así que, me encontraba sola en aquel teatro. Sola, pero  tan arreglada que daba la sensación de que tenía la cita de mi vida. No me pinté, porque tampoco era cuestión de ir vestida como a la ópera, y el maquillaje y yo no acabaremos de llevarnos bien nunca. Sin embargo, me puse el vestido azul y me recogí el pelo.
Aún quedaban diez minutos para que comenzase la función, cuando volví de vagar por mis pensamientos. Decidí sacar del bolso esa libreta que me regalaron cuando acabó el verano con el pretexto de que la inspiración puede llegar en cualquier sitio. Me gustan mucho las estupideces que escribo en esa libreta sobre las cosas que me sorprenden en el día a día, porque agrupando algunas de esas estupideces alguna vez consigo escribir algo con sentido. Observé que a mi alrededor había mucho sobre lo que escribir. Con el bolígrafo en la mano caí en la cuenta de que quizás en un teatro se esconden tantas historias como personas aguardan ansiosas a que se levante el telón y empiece la función.


Observé cuidadosa para plasmar la realidad en el papel, pues me apetecía escribir algo realista. Estaba cansada ya de que el amor se apoderara de mis historias aún cuando éste se había dignado a abandonarme a mí. Entre toda esa multitud, encontré personas de lo más variopintas. No obstante, me llamó bastante la atención que, entre las abundantes parejas que habían decidido pasar la noche en el teatro, había más infelicidad que disfrute y plenitud. Quise achacar esa infelicidad que tantos desprendían, aunque trataban de enmascarar, a la crisis, o al frío. Sin embargo, pronto comprendí que la rutina invade tantas vidas occidentales a día de hoy, que a menudo no nos damos cuenta del daño que hace en algo tan alocado como el amor hasta que poco queda de su esencia. Ver tantas parejas apagadas cuyos corazones  ya no ardían por culpa de la obsesión por mantener la cabeza fría y mostrar entereza cuando nos invade el instinto, me hizo pensar en él otra vez. Me quedé embobada  mirando a un tipo que era bastante atractivo que,por alguna razón que se me escapaba, me miraba intensamente. Me pareció que me sonaba de algo, pero estaba demasiado lejos para reconocerle. Vestía bastante elegante, y me dio la sensación de que haríamos buena pareja.

Él me pilla infraganti y para mí comienza a ser incómoda su penetrante mirada, así que bajo la cabeza haciendo que escribo algo en la libreta. No quiero que piense que le miro demasiado, así que mantengo la cabeza gacha.  Pasados unos segundos siento que me pica la curiosidad y tengo que comprobar si sigue mirándome. Siempre me perdieron los tipos con aire desenfadado que se atreven a ponerse traje. Esa combinación es explosiva para mi, lo sé. Así que miro. Y me encuentro su mirada de lleno casi perforándome. Me asusto un poco. Él se levanta de su butaca y parece decidido a acercarse. Justo entonces la luz comienza a hacerse tenue en todo el teatro. Yo me giro como si no me hubiera dado cuenta de todo aquello y simplemente me dispusiera a disfrutar de la función. Alguien me toca la espalda a modo de llamada, y yo me sobresalto. Finalmente me giro esperando encontrarme al tipo sexy de la mirada penetrante, pero en realidad es una señora rechonchita y bajita la que tiene algo que decirme:

-   Perdona que te moleste chiquilla, pero un tipo me ha dado esto ahora mismo y me ha indicado que es para ti – dijo en un tono casi inaudible y me dio un papel.
+  Muchas gracias.- le contesté.

Quizás no está demasiado bien salirse del teatro justo cuando va a comenzar la representación, pero todo aquello me tenía desconcertada. Así que salí. Abrí el papelito en el que sólo ponía : “ sabía que ibas a salir”. La verdad es que me indignaron bastante esas cinco palabras, pero no me dio tiempo a manifestar mi enfado porque justo cuando levanté la vista allí estaba él. En cuanto aquel tipo trajeado se me acercó un poco, le reconocí. Estaba más guapo que la última vez que le vi, pero olía igual de bien que siempre. Sentí una mezcla entre alegría, dolor  y cabreo al verle. Me cabreé momentáneamente con mi amiga por haberle llamado, pero rápidamente comprendí que ella sabía que los dos necesitábamos aquel encuentro de una vez por todas. Se acercó más y no pude evitar mirar su corbata. Había decidido ponerse una corbata con copitos de nieve. Justo entonces me entró la risa y me reí sin mesura ni freno posible. ¿Pero quién en su sano juicio se pone una corbata con copitos de nieve? Me oigo reír a mi misma por primera vez en bastante tiempo, y él se da cuenta de que me río con él y no de él. Aún así, esta más guapo de lo que recordaba. Me hace un repaso de arriba a abajo y sonríe. Entonces siento unas fuertes ganas de abrazarle de nuevo, y no me lo pienso dos veces. Él me coge entre sus brazos y me aprieta fuerte contra sí. Justo en ese instante, como si los dos fuésemos los protagonistas de una película, el silencio se ve invadido por un fuerte aplauso. Permanecemos abrazados unos instantes, y aunque ninguno de los dos parece echar de menos demasiado las palabras en ese preciso momento, él se decide finalmente:

-  Muy guapa estás tú ¿no? A ver, dejame verte pequeña. Siempre pensé que el azul te favorecía.
+  Muchas gracias. A mí me encanta tu corbata.
-  Sabía que esta corbata no fallaría- hizo una pausa y yo me di cuenta de que la corbata había cumplido perfectamente su función devolviéndome la risa enseguida.- Creo que no deberíamos de hablar de cosas tristes ni aburridas, es más creo que deberíamos 
+  Pero, ¿qué? Veo que sigues estando igual de loco. ¿A dónde me llevas?- dije mientras él tiraba de mí.
-  Creo que es mejor que desaprendamos lo poco que creemos saber el uno del otro, así que ¿por qué no volvemos a encontrarnos casualmente?
+ Perfecto, es una idea estupenda – me alucinaba cómo actuaba, creo que todo aquello le convirtió en alguien más irresistible si cabe. - Todo esto parece sacado de una película, no hace falta que...
- Ey, ey, ey. Esto es la realidad. Si esto fuera una película, estaría lloviendo a cántaros y nos besaríamos apasionadamente tras confesarnos el amor mutuo. Si esto fuera una película, después de esto vendrían los títulos de crédito, pero yo lo que te estoy proponiendo es justo lo contrario. No te propongo una reconciliación con final feliz, sino un principio desde cero. Si esto fuera una película, para ser felices tendríamos que comer perdices, y ni siquiera sé si te gustan, así que el único ingrediente que usaremos para tratar de ser felices será la improvisación. Yo te propongo que entre nosotros nunca haya nada que se presuponga, y que sorprendernos y cuidarnos el uno al otro sea lo que más nos preocupe. Si esto fuera una película, ahora mismo todos los espectadores estarían enternecidos por todo esto que te digo con toda la sinceridad del mundo. Pero como esto es la vida real lo que yo te propongo es que en esta historia disfruten siempre más los implicados que los espectadores, porque si tratamos de vender a alguien que somos felices al final podemos olvidarnos de preocuparnos por serlo. ¿Qué me dices?
+ Ven aquí – le estrujé lo más fuerte que pude contra mí.
-  Además yo no quiero para nada a la protagonista de una película, yo lo que quiero es a la escritora. Así que somos nosotros los que escribimos nuestro destino. Sólo tu y yo.


Quise enseñarle entonces mi libreta llena de apuntes, para que viera algo en particular. Cogí la libreta y la abrí por la página en la que había estado escribiendo sobre la gente del teatro.

+ Mira, esto lo escribí antes cuando me mirabas desde la lejanía.
-  “Definitivamente me gusta el chico del traje y la mirada penetrante” - leyó y subió la mirada  algo cortado.
+  Se me olvidó añadir que  no es que me guste el chico del traje y la corbata de copitos como chico, sino que me gusta como persona.
-  Me siento halagado querida escritora- sonrió- pero ¿hay algo que quieras decirme con eso
+ Quiero decirte que me entraste por los ojos ahí dentro, pero que algunas veces los amores caducan si nos enamoramos fijándonos sólo en lo de fuera, pero sé que de ti lo que realmente me atrae es lo que eres por dentro. No dejaré que esto caduque, porque fuera esto o no una película nadie entendería que te dejara escapar con tu corbata de copitos de nieve.
- Lo sé es una corbata irresistible.



Mi amiga se lució aquella noche tanto en el escenario como fuera. Gracias a que esa actriz nos empujó a que iniciáramos nuestra historia completamente distinta a las películas, seré feliz.



Pauli.


Si tu corazón arde por alguien o por algo, pregúntate si es bueno para ti eso que anhela antes de extinguir las llamas con la frialdad de tu razón.


“ El amor es locura, no sabiduría”

jueves, 10 de noviembre de 2011

Hasta Lujuria esperaba a que alguien reaccionase por ella


 Te presento a Lujuria, mi vecinita de arriba.

Lujuria era tan tentadora que cada vez que él la veía meter la llave en el portal,le daban ganas de apresurarse a bajar los ciento cincuenta y un escalones que separaban la puerta de su querido piso del centro, de la mismísima calle. Soñaba con ese encuentro, teóricamente casual, que en realidad llevaba planeando desde que ella se mudó a aquel antiquísimo edificio una mañana de mayo. Aún le resulta vergonzoso cuando se acuerda de la cara de tonto que se le quedó cuando se enteró de que aquella delirante chiquilla había alquilado el piso de Doña Purificación: la viejecita de los seis gatos que llevaba viviendo justo encima de él al menos tres años. El mítico ruido del andador de Doña Purificación que tantas mañanas de domingo había acrecentado el dolor de cabeza que caracteriza a la resaca fue sustituido, aquel mismo día de mayo, por el sonido de cientos de pares de tacones que aquella nueva inquilina poseía y coleccionaba para lucir día tras día y noche tras noche.







Cada día ,a la misma hora, la veía volver a casa contoneándose con aires de muchachita impregnada de juventud. Se deleitaba viendo como aquella chiquilla siempre olvidaba sacar las llaves antes de llegar al portal, con lo que después malgastaba dos o tres minutos buceando en las profundidades de sus, a menudo, gigantescos bolsos tratando de encontrarlas. Era Lujuria de esas chicas que ni son perfectas, ni quieren serlo. Y era justo ese aire de mujer despistada lo que a él más le inquietaba de ella.

Como Lujuria nunca usaba el ascensor, siempre pasaba por delante de su puerta dejando el rellano impregnado de su aroma. Y a él le encantaba ese olor, pues Lujuria no usaba el clásico perfume extremadamente dulce que huele a una mujer cualquiera, o al menos a él le parecía que el aroma de aquella mujer, aunque arrebatadoramente dulce, tenía un regusto ligeramente picante. Le parecía adictivo, delirante, penetrante y sugerente a la vez que alegre y refrescante. Casi le daba la sensación de que ese perfume que ella usaba mandaba una serie de mensajes subliminales al mundo. Además estaba seguro de que, de ser así,él tenía un receptor perfectamente sincronizado con esos mensajes, pues cuando la olía pasar,sentía ganas de subir tras ella y dejarse de vergüenzas absurdas.

A él sus amigos le habían hablado de ciertas técnicas infalibles para tropezar con ella y dar pie a que surgiera el amor entre los dos. Sin embargo, de momento había preferido permanecer en el anonimato. Sabía que no era mala idea usar la típica escusa de película en la que un vecino que se ha quedado sin sal sube a casa de otro vecino a por un poco. Y es que, tanto literal como metafóricamente eso podía resultar cierto: su vida andaba algo sosa desde que la monotonía se presentó entre su novia y él. Aunque claro, esa chica ya no era novia ni era nada, pues ambos se eran infieles y muertas estaban ya hasta las miradas. Así que no se sentía demasiado culpable por desear más a Lujuria que a la chica que mantenía como novia.

Así, sin demasiado cambio, pasaron los meses y desde la lejanía él iba aprendiendo poco a poco de ella: Lujuria su vecinita de arriba.



Lujuria no llega a la hora. Algo cambia, no sigue igual

Una buena tarde de mediados de septiembre, tras acabar de una vez por todas con la absurda relación que mantenía con aquella chica a la que ya no deseaba, él salió al balcón como cada día esperando ver a Lujuria entrar en el portal. Sin embargo, quedó extrañado al comprobar que prácticamente se había acabado ya el pitillo que solía fumarse a aquellas horas, y ella aún no había aparecido por allí.
Entre aquellos pensamientos se encontraba, cuando oyó de repente un fuerte estruendo que provenía del balcón de arriba. Lo primero que se le vino a la mente fue la idea de que alguien estaba robando , pues le pareció inimaginable pensar que ella estuviera ya en casa. Sin embargo, sus dudas se aclararon enseguida cuando una serie de gemidos consecutivos llegaron desde aquel balcón. Al parecer Lujuria había llegado antes a casa, y además lo había hecho acompañada.


Algo dentro le dolía mientras oía los gemidos de Lujuria entremezclados con la brisa de aquella tarde. Fue quizás para él aquel el peor día desde hacía mucho tiempo, y no precisamente por la ruptura con su novia, aunque ésta también sucedió aquella tarde. No tenía razones lógicas para sentir celos de aquellos sonidos, pero la lógica no tenía que ver nada con todo aquello.
Sabía que Lujuria era una mujer deseable, pero nunca había podido imaginarse que escuchar la dulce voz de ella le hubiera afectado tanto. No supo muy bien a qué atenerse. Confuso, triste y desorientado se quedó en el balcón con aquel sonido de fondo y fumándose la tarde a base de hacer oídos sordos.
Dos copas de ron y medio paquete de tabaco después, aquel sonido parecía haber cesado. Y el silencio reinaba de nuevo en aquel bloque de edificios del centro de la ciudad. Sin embargo, tan sólo unos diez minutos después, unos gritos terriblemente fuertes le sobresaltaron, pues procedían claramente del piso de arriba.

  • ¡Sal de mi casa ahora mismo! ¡¿Me oyes?!
  • Relájate, ¡no es para tanto!
  • ¡ No me digas que me relaje! ¡ Es increíble! ¡ Eres un cabronazo integral! ¡ Sal de mi casa ! ¡ No quiero volver a verte nunca!
  • Sólo eres una guarra barata, como todas las demás. Así que no me seas exquisita porque yo puedo hacer lo que me venga en gana.
  • Ya te gustaría a ti que yo fuera como todas las demás. Si quieres una puta verifica tu agenda, porque te has equivocado de número.

Lujuria le cerró la puerta en los morros a aquel tipo, y dio un portazo que tembló todo el edificio. Desde el piso de abajo, él no supo como sentirse pues de alguna manera el dolor de Lujuria en aquellos momentos se le quedó clavado muy hondo. Hasta le dieron ganas de ponerle la zancadilla a aquel tipo para que rodara por las escaleras. Sin embargo, se vio sin fuerzas para hacer nada.
Los sollozos de Lujuria fueron lo único que se oyó durante varias noches en aquel edificio de pésima insonorización, que estaba en centro de la ciudad.



Lujuria está triste y baja en ascensor

Desde aquella tarde Lujuria había dejado de ser la misma: no se ponía zapatos de tacón que hicieran retumbar el suelo, ni iba por la calle con una sonrisa contagiosa. Pero lo más llamativo para él fue que desde que Lujuria se puso triste dejó de inundar la escalera con su perfume picante, pues decidió que usar el ascensor le permitiría no desperdiciar esas valiosas fuerzas que necesitaba para llorar y desahogarse.
A él estos cambios en ella también le entristecieron bastante. Sobretodo que hubiera cambiado la escalera por el ascensor, pues desde hacía tiempo no olía ese evocador perfume. Así que, un día como otro cualquiera, decidió llevar a cabo el encuentro “casual” que tanto tiempo había estado planteándose. Sólo quería volver a respirar ese perfume, aunque fuera durante los diez segundos que tardaba el ascensor hasta su piso. Así que, controlando a la perfección los horarios de ella, decidió esperarla en la esquina anterior a la casa y andar con ella hasta el portal donde subirían juntos en el mismo ascensor.
El plan iba sobre ruedas, y Lujuria parecía no haberse dado cuenta de que él era su vecino. Sin embargo, cuando ya estaban dentro del portal esperando al ascensor, Lujuria se dirigió a él sonriendo:

  • ¿ Sabes una cosa?- le dijo mirándole a los ojos como si entre los dos hubiera total confianza.
  • No... dime...- dijo bastante cortado pues no se esperaba para nada aquella extraña situación.
  • Puede que tú creas que me conoces a la perfección- hizo una pausa, él comenzó a ruborizarse pues creía que ella había descubierto que él se había enamorado de ella sin apenas conocerla- pero en realidad yo sé mucho más de ti.
    Él no cabía en si de asombro
  • ¿Qué quieres decir? No entiendo nada...
  • En realidad yo me mudé aquí porque me enamoré de ti...- hizo otra pausa. La situación para él había dado un giro de 360 grados en apenas unos segundos- Tiene gracia ¿verdad? Por alguna extraña razón tú y yo conectamos, porque ambos no hemos enamorado el uno del otro a simple vista y lo hemos mantenido en secreto durante meses por miedo a no ser correspondidos. La vida es tan absurda. Nos pasamos el día esperando a que pase algo que lo cambie todo. Esperamos a que alguien reaccione por nosotros y nos aterroriza fracasar. Y esto no lo digo yo, lo he leído en varios sitios. Pero es que es totalmente cierto, no reaccionamos, no tomamos las riendas de nuestra vida, o si lo hacemos a veces es demasiado tarde...
  • ¿Quieres decir que tú sabes desde hace tiempo que estamos enamorados el uno del otro...
  • Sí, lo que pasa es que no era el momento de desvelarlo todo. Es importante que las cosas pasen cuando tengan que pasar, porque si se fuerzan es difícil que funcionen. - sonrió- ¿ No piensas que soy una psicópata por mudarme a tu edificio?
  • Al fin y al cabo yo estaba haciendo un poco lo mismo...

Al fin llegó el ascensor. Él le abrió la puerta y enterrando la vergüenza añadió:
  • No se me ocurre ningún lugar mejor que este ascensor para que empiece lo que ambos estamos deseando.
  • Estoy totalmente de acuerdo, estaba esperando impaciente que dijeras justo eso.



Seducción en el ascensor. Lujuria, la vecinita de arriba fue seducida por el fumador del balcón. Al fin él puede tocarla, degustarla. Poco a poco ella se entrega. En el ascensor se respira ese perfume tan picante, tan ardiente. Los vecinos hacen oídos sordos, porque debido a la nefasta insonorización del edificio, en todos y cada uno de los pisos se oye a esos dos vecinos. Lujuria maulla como uno de los gatos de la señorita Purificación y él puede sentir que su corazón renace, su sangre se enciende y sus cinco sentidos disfrutan sintiéndola temblar.





….


A medida que fui escribiendo esta historia, me di cuenta de que en ella quedaba reflejado como tus cinco sentidos se van aventurando a amar a una persona: la ves, te entra por los ojos. La hueles, te hechiza su olor. La escuchas, conoces su historia, su alma. La tocas, la achuchas, la estrujas, comienza el contacto físico. Entonces sueles decidir que saborearla te apetece tanto que simplemente ocurre. Una vez se haya forjado confianza entre las dos personas podrás sentir a Lujuria.

Hablo de amor. Cada pareja es un mundo, pero si Lujuria se hace la facilona porque está triste y ha dejado de creer en el amor, piensa que sólo la degustarás una noche. Algunos quieren Lujuria transitoria, y otros buscan amor.


“Sentir temblar junto a ti a aquella persona por la que temblabas con sólo oír su nombre”




Pauli.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Titulado: morbo embotellado

Embotellaba el morbo y luego me tentaba con él. Dulce tentación aquella, aunque terroríficamente similar a la que puede sentir  un alcohólico con vodka embotellado. Dicen que para medir el grado de dependencia que sufres es conveniente observar hasta cuantos grados llega tu tolerancia, y a menudo me asombraba hasta dónde podía  subir la temperatura entre los dos sin que ninguno quisiera separarse. Él siempre esperaba a leer en mis ojos la sequía para sacar sus armas y rozarme con sus ganas, que aunque ahogadas por las circunstancias, parecían verdaderas. Y probablemente me atraía justo eso: el quiero y no puedo. El no saber cuando iba a atacarme por sorpresa. Pues era buen estratega, y yo lo sabía por experiencia. Antes solía planear ataques  tan efectivos que me dejaban rendida y desarmada, aunque nunca conseguía que vencer fuera fácil: ante todo  yo no iba a dejarme ganar así como así, sobretodo porque cuando más disfrutábamos era jugando.




Sus ojos brillaban cuando yo sonreía, aunque él sabía que esa sonrisa ya no era para él. Solía emborracharse y usaba el alcohol en sangre como excusa para ganar terreno, porque con o sin intenciones, le gustaba sentir mi sangre helada junto a la suya hirviendo los sábados por la noche. Le gustaba también jugar. Sabía siempre cuando le estaba mirando, porque entonces y sólo entonces, mostraba los restos de carmín en su cuello. Un carmín que no era mío, y que aunque a menudo seco, a mi me hacía de rabiar. 
Yo rabiaba, y él disfrutaba de esa rabia que a mi me hacía recordar. Le gustaba verme enfadada, y hacía como si nada cuando me veía mirar. Pero  a mi también me gustaba la carita que ponía cuando la que jugaba era yo, aunque entonces solía enfurruñarse y mirarme desafiante.


 Alguna vez, se acercó a decirme que eso era juego sucio, y después me estrujó entre sus brazos a modo de tratado de paz. Además, aquellos tratados fueron impresos con tanta tinta como ganas de disfrutar del juego, pero yo nunca  firmaba la paz porque sabía de sobra que tras mi rendición vendrían los cañonazos.  Así que, solía quedarse  mirándome con  ganas de rendirse y hacer el amor de una vez, con ganas de no más guerra . Incluso me ponía ojitos de dejar urgentemente paso a la lucha de almohadas, sábanas y colchones entre las estrategias para ponernos celosos y esas estupideces. Pero al fin y al cabo  jugábamos los dos, y aunque a veces dolía, también nos deleitábamos con las victorias propias.

Alguna vez sus ojos confesaron que las noches en las que me daba por bailar le apetecía enterrar el orgullo, pero siempre se limitaba a mirar desde lejos con una copa en la mano y una media sonrisa en la cara,  que yo no sabía muy bien que hacía ahí dibujada. También  se irritaba cuando veía mis medias rotas imaginando quién podía habérmelas destrozado a base de noches de infarto. Aunque en el fondo, quería pensar que no era más que mi despiste natural, el culpable de mi falta de glamour constante. Así que, casi siempre,le gustaban más mis medias rotas que mis medias enteras, ya fuera porque se me hubieran roto a mí, o porque las hubiera roto él en algún momento. Lo que no le hacía demasiada gracia, era la idea de que yo hubiera dejado a otro que me rompiera las medias o me despeinara más de lo estrictamente necesario.
Por mi parte, más de una vez me daban ganas de saltarme las normas, las palabras y las barreras, pero siempre recapacitaba a tiempo, aunque luego me sentía idiota por recapacitar tanto si yo  le quería conmigo. 

Yo sabía de sobra que a mi no me iban los  típicos tipos que trataban de seducirte siguiendo un procedimiento que siempre se repite, esos que no salen de la rutina ni para ligar. Y esta visto que no está de moda sorprender, así que esos tipejos prepotentes que se creen  que te hipnotizan con un par de guarradas preparadas, por desgracia abundan. Pero nunca fue ese su rollo, incluso creo que ni siquiera fue seducirme su primera intención, pero lo hizo a la perfección. Despacio, como mejor van estas cosas, dejando en el aire todo, pero cuidando que no murieran mis ganas en ningún momento. Siempre me tienta y me provoca, y de su boca sólo salen palabras que son sugerentes a más no poder. Y cuando me preguntan que es lo que a mi en un chico me importa, siempre explico que  así es como más me gustan los hombres: esos que te atontan cuando tienes los ojos cerrados, porque el amor es ciego y lo otro sólo es atracción ligada al sexo. Así que no niego la atracción, pero reafirmo que al corazón sólo llegan  realmente las cosas que no se ven. Quiero decir que cierto es que por mucho que a mi me seduzca lo de dentro, también se me cae la baba con lo de fuera, pero solo eso, la baba. Para que se me caigan los principios la razón y la ropa, a mi ya no me vale con una cara bonita. No es cuestión de encontrar un tipo guapo a rabiar que sepa pasar y enloquecer a toda mujer que ande cerca. Sé  que a quien  quiero es a él, que sólo me vuelve a mi loca, y que sabe como hacer ,que tan sólo un amanecer  me coloqué más que cualquier copa. Nunca quedé absorta sólo por sus ojos, su boca o su piel, él  supo hacer que me obsesionase con sus ansias de vivir bien, mientras sugería que como yo quedaban pocas.
Y que le voy a hacer, si él entre líneas sabe leer,y a mi me gusta escribir,aunque sea algo inusual de hacer. Pero, a él no le horrorizó que yo llenara folios de absurdas palabras mejor o peor escritas, no le gustaba lo normal, ni la perfección, ni aún menos las señoritas que con de aguja un tacón aparentan ser divinas del montón de la mujer fatal.



Me demostró siempre que él  sabe incinerar mi prudencia, y esperar con paciencia a que me rinda y me deje llevar. Porque del seducir hace ciencia, con esa labia y elocuencia que por raptarme las palabras, me deja sin hablar. Él. Quien, quiera o no, me deja sin sentido, y desde que le he conocido, poco es igual.  Él. Que cuando al fin se atreve a besarte, disfruta del plan de lo no planeado, que sólo con tenerte al lado, suspira y pide más. Él. Que con un beso hace arte, y dejando lo vivido a parte, a diario me pregunto hasta cuando vamos a jugar.

Pauli.

lunes, 24 de octubre de 2011

Me dedicó una espléndida sonrisa, toda enterita para mi.

Aquella criatura era poco más que un puñado de lágrimas, la cara roja, los ojos tristes e iluminados por el agua salada y la sonrisa más borrada que yo había visto en mi vida. Nada más verla con tal cara de pena y ese dolor instalado en el fondo de sus pupilas, me entraron ganas de estrujarla entre mi brazos y no soltarla hasta que yo mismo fuera capaz de aniquilar esa horrible tristeza. Pedía a gritos un abrazo, simplemente eso. Así que me acerqué y le acaricié una mejilla quitándole una lagrimilla salada que se topó con mi mano.


He de decir que me pareció que le sentaba bien llorar, pues sus ojos se aclaraban, pero claramente no era un buen momento para decírselo, pues por menos de nada nos inundaba, nos ahogábamos y encima se deshidrataba. Así que no dije ni pío, y simplemente estuve abrazándola hasta que sus sollozos se calmaron, se separó de mi y dijo mirándome intensamente:
- Muchísimas gracias, de verdad

Me dedicó una espléndida sonrisa, toda enterita para mi. Entonces descubrí que la sonrisa de esa personita tan triste no era para nada fea, quizás era, eso si, una sonrisa falta de costumbre, pero mucho más sincera que esas que se dibujan en tantas caras con la única función de aparentar estar gozando de la felicidad. Mantuvimos la mirada y la sonrisa unos instantes y entonces me dijo:
- ¿Sabes por qué estoy así de triste? Porque es duro ese odioso estado de transito entre el amor y el desamor.
- Entiendo... ¿sabes? Una vez que yo estaba igual de triste que tu alguien me enseñó este truco fíjate bien- dije mientras cogía una servilleta de papel y un bolígrafo.
Sus ojos se abrieron como platos, estaba impaciente por ver como podía acabar con toda esa tristeza. Yo escribí una frase en la servilleta y taché una serie de cosas. Antes de enseñarle lo que había escrito le advertí:
- Quizás ahora te parezca duro, pero en menos tiempo del que te piensas tu serás capaz de tachar las mismas palabras que yo de esta frase. Mira:
Eres lo mejor que me ha  pasado
- Gracias. Sé que es cuestión de tiempo, pero te aseguro que no quiero olvidar, no quiero tachar nada, sólo quiero ser feliz con lo que hay...
- No desesperes, el tiempo dirá. Gracias por tu sonrisa, es preciosa


Pauli.
Y es que una sonrisa vale mucho: enriquece a quien la recibe, sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo si, pero no se olvida.
"Haz el favor de regalarlas ojitos tristes”



sábado, 22 de octubre de 2011

Le gustaba el olor a día recién estrenado

Lo hizo sin pensar. Simplemente algo dentro le decía que tenía que hacerlo. Ya se inventaría alguna excusa ingeniosa cuando ella le preguntara que era lo que quería, cuál era la razón de su visita. Se había levantado con ganas de verla y no quiso pararse a pensar en absoluto en las razones. Aún estaba a medio calzar, cuando las primeras luces del alba entraron por la ventana. Justo entonces, se le vino a la mente la imagen del amanecer veraniego que vino con la carta de presentación pertinente entre ambos. Tan resacoso estuvo entonces como lo estaba aquella mañana, pero las hojas secas de octubre no sabían igual que la noche en la que se saludaron por primera vez en sus vidas. Bien poco se habían parecido la gran mayoría de amaneceres de los últimos meses a aquel de una noche de verano.



Simplemente así, guiado por sus impulsos, se plantó en casa de ella. Llamó a la puerta insistentemente, pero probablemente era demasiado temprano para que esa pequeña hibernadora de fines de semana estuviera despierta. Llamó una vez más, aunque con pocas esperanzas, y esta vez la puerta se abrió. Se la encontró con pintas mañaneras: con una camiseta ancha que dejaba ver sus piernas aún ligeramente bronceadas y el pelo alborotado,enmarañado, como si acabara de hacer el amor. Le pareció que estaba guapa a la vez que imperfecta, aunque quedó desconcertado al ver que ella le recibía así. Tenía pinta de llevar rato levantada, pues tenía ya los ojos encendidos, como puestos en marcha. Sonrió de sopetón al verle. Su cara pasó de tener una línea recta y seria por boca,a contar con una dulce rodaja de sandía justo encima de la barbilla. Hubo una conversación de miradas que sirvió de buenos días. Sin embargo, no fue sino el pitido de la tostadora quien rompió el hielo:
- Un segundo, voy a coger las tostadas que me gustan muy blanquitas y no quiero que se me chamusquen. Ahora te saludo como es debido. Pasa, siéntate, no creía necesario decírtelo.- se alejó hacía la cocina y el vaivén de sus pasos provocó que la camiseta se subiera peligrosasmente unos instantes.
+ Es que estaba esperando a que me invitaras a una tostada.- pasó sin quitar la mirada de sus pasos hasta que éstos se perdieron en la penumbra del pasillo. Acto seguido, cerró la puerta.
- Claro, coge lo que quieras. ¿Qué haces aquí?¿necesitas algo?- dijo desde la cocina.
+ En realidad pasaba por aquí y me ha olido a tostadas y he decidido pasar a robarte una. – mintió simplemente para salir del paso. No pretendía sonar convincente, tan sólo no estaba dispuesto a admitir la realidad.- Llevas rato levantada ¿verdad?- añadió.
- ¿Se puede saber cómo lo sabes?
+ Me sé de memoria la cara que tienes nada más despertar – hubo un intenso silencio.
Ella, desde la cocina, sonrió entre dientes,pues le alegraron esas palabras. Él notó cómo se la estaba llevando a su terreno, cómo ya no sería necesario contestar a incómodas preguntas sobre la razón de su inesperada visita. Optó entonces por andar hacia la cocina para pillarla por sorpresa, pero se encontraron los dos de frente en el pasillo. Apenas podían verse cuatro ojos dos a dos iluminados en la oscuridad de aquellas paredes y las siluetas de dos cuerpos indecisos que mientras se acercaban dejaban ver que con pocas palabras buscaban muchas respuestas. Entraba una luz tenue por la rendija de una de las habitaciones, que les iluminó cuando se acercaron un poco, pero que apenas permitía ver los contornos de esos cuerpos a grandes rasgos.
- ¿Sabes? Ultimamente soy madrugadora, no ha sido casualidad encontrarme despierta. Descubrí que me gusta ver amanecer.
+ Pero ¿cómo vas a ser tu madrugadora? A ti te apasiona dormir, o simplemente pasar horas en la cama entre las sábanas.

- Supongo que algunas cosas te cambian un poco. A mi me sigue gustando dar guerra desde la cama, pero casi me gusta más despertarme con el sol porque me parece que el cielo me da los buenos días cuando la línea del horizonte empieza a clarear. Me encanta como flota en el aire ese olor a nuevo, a día recién estrenado.
+ Tú siempre tan metafórica, tan soñadora y tan imperfecta...- hizo ademán de acercarse, pero no ganó mucho terreno.
- Sé que estarás preguntándote si eso significa que todas las mañanas me acuerdo de ti. La verdad es que al principio sí, las primeras veces te colabas irremediablemente en mi cabeza desde por la mañana, y no podía hacer mucho por sacarte...
* Hola fea, he traído churros para desayunar- dijo una voz de hombre desde la entrada.
- Hola, estoy con un amigo, ahora voy.
+ Creo que es mejor que me vaya...- ella le tomó por la muñeca acercándole a sí- pero ¿qué haces? Te han traído churros calentitos.¿Por qué ibas a preferir a alguien que te roba tostadas en medio de un pasillo oscuro? Sólo soy un tipo raro que pasaba por aquí para robarte un par de tostadas, y de paso ver lo guapa que estas tan poco arreglada...
- Escucha. Cállate. Los tipos raros son los mejores.-dijo mirándole intensamente.
+ En cualquier caso, dijimos que...
- ¿A quién le importa lo que dijimos? Lo que pasa es que no hemos hablado de corazón a corazón.
+ Siempre hemos tratado de prescindir de las palabras cuando eran innecesarias
- Pero dos corazones pueden hablar de muchas formas...- se alejó para relajar la situación, ya que llevaban unos cinco minutos respirándose tan cerca que comenzaban a tener dificultades para mirarse a los ojos.- ...para empezar deberíamos de ser sinceros....- él abrió la boca, pero ella puso dos dedos sobre sus labios dulcemente y no le dejó decir nada- me refiero a que antes te he dicho que solías ser un pensamiento habitual al principio, pero para mi desgracia eso poco ha cambiado...
+ ¿Quieres decir que a pesar de todo...?
- Quiero decir que cada vez que Madrid amanece me acuerdo del primer amanecer que vi en toda mi vida, y por suerte o por casualidad tu estabas conmigo. Anda vamos a comer churros, que se van a enfriar.
+ Pero y ¿qué pasa con él señorita? ¿Qué va a pensar que hacíamos tu y yo con pintas mañaneras en el pasillo?
- Que piense lo que quiera, igual que es mayorcito para coger mi moto e ir a por churros, es mayorcito para entender que tengo amigos.
- No me lo puedo creer, ¿ese bozarrón es el de tu hermano?
+ Sí, es la voz del enano. Suponía que no lo sabías, pero tenía que hacerte sufrir un poco ¿no crees?
- ¡Serás mala!
+ Eso te pasa por venir aquí a robarme tostadas. ¡Ah! y otra cosa, si crees que no vas a ser capaz de levantarte a por churros, yo tengo la solución perfecta: no hace falta que durmamos, sólo es imprescindible que veamos amanecer.
Desayunaron, y estrenaron ese nuevo día con olor a conversación de corazón a corazón.





Pauli.



miércoles, 12 de octubre de 2011

amor a segunda vista.

Amaneces así: semidesnuda, parcialmente mareada y acurrucada a tu almohada. La luz entra por la ventana y suena el viento enfurecido chocando y silbando en la contraventana. Sientes la sangre helada, los pies cansados, la boca seca y los labios algo desgastados. Te incorporas y te quedas mirando como caen las hojas del sauce, mientras sientes los efectos secundarios de la noche pasada.

Quizás el pelo te huela a tabaco, pero no te desagrada. Ese olor tan penetrante te recuerda como él te fumaba hacía poco más de seis horas. Incluso a como él se había declarado adicto a ti y a la nicotina a partes iguales mientras te devoraba con la mirada. Pero sobre todo te hace pensar en como él había robado todo tu oxígeno estando tan cerca, en como te había ahogado fumándose la noche contigo.

Ni rimmel corrido, ni las sábanas coloreadas de maquillaje: nunca te gustará pintarte, eso si que no cambia. El pelo revuelto y los labios te queman. Las hojas siguen cayendo mientras miras embobada. Odiarías tener que admitirlo, pero estás encantada. Todo fue tan inusual que aún sigues extrañada. Dudas si ha sido todo un sueño, pero desaparecen las dudas al ver tu falda arrugada en la cama.

Nunca antes tu falda verde había bailado toda la noche con un perfecto desconocido,nunca antes habías sacado a pasear tu alma de tarada. Pero dicen que siempre hay una primera vez, y él fue quien consiguió que te dejaras llevar de madrugada. Y que digan lo que digan, que piensen lo que piensen, pero él por ser como es fue quien te dejó desarmada. Sí, él y no otro por extraño que a la mayoría le resultara. Si, él y su encanto, él y lo que te daba. Y sabes que pocos entenderán por qué tomaste anoche esa decisión tan acertada, pero sólo te importa que perdiste la cabeza en sus brazos de madrugada.



No fue la vuestra una típica historia en la que chico conoce a chica y al segundo ya se aman, de típica tuvo poco, y el amor lo dejasteis para cuando realmente llegara.
Y tú sigues con cara de tonta semidesnuda y embobada. Y sientes un escalofrío al pensar en la noche pasada.


Fue un amor a segunda vista, pues al principio de la noche la mirada de él no te decía nada. Pero tienes la sensación de que cuando te miró de nuevo, tu ya sin control bailabas. Nadie puede saberlo, pero sientes que hasta ese insignificante detalle, fue diferente a lo que tus historias de amor acostumbraban.
Fue una noche de infarto, quien sabe que pasará esta mañana, pero inundando de recuerdos el cuarto, te encanta recordar como anoche él te llenaba.



Vuestro amor a segunda vista, vuestra noche de dejar la razón guardada, tan puro, tan cierto, tan realista, que te late el corazón fuerte, y te sientes acalorada.


Pauli

sábado, 1 de octubre de 2011

No querían que escribiera, pero querían todo lo demás.

Vuelve a casa tras la entrevista con los tacones en la mano y una larga sudadera que le cubre la falda de tubo y oculta el escote de su camisa preferida. Esa sudadera, que aún huele a su dueño, disimula perfectamente sus curvas. Camina despacito por la acera, mientras se promete a sí misma que en la próxima entrevista irá disfrazada de línea recta. No sabe si lo entiende, pero conoce ya de sobra los ojillos que ponen aquellos que admiran la curvatura del cuerpo de una mujer. Y en el fondo siempre ha deseado que la diseñaran más recta, menos asimétrica tanto de cuerpo como de alma. Digo en el fondo, porque a estas alturas ya había aprendido a ver también las ventajas de ser desordenada, soñadora y curvilínea, pero de pequeñita le enseñaron que había que ser ordenada, aburrida, normal,responsable y cuerda. Y es que entre todos esos adjetivos tan sumamente rectos no encajaba en absoluto un alma cuya vida se regía más por la improvisación y la búsqueda de ser irrepetible. Simplemente era una chica curvilínea a la que le estaban pidiendo algo que siempre consideró absurdo: ser normal. Pero absurdo o no, el hecho de que la normalidad no le cayera demasiado bien era algo por lo que nunca llegaría a alcanzar la perfección a la que, según tantas personas rectas de su vida, había necesariamente que aspirar. Por todo esto había odiado siempre tener tanto un cuerpo como un alma irregulares en un mundo que aspiraba a hacer una colección. A su parecer últimamente el mundo se dedicaba a coleccionar personas más rectas que palillos chinos y cuya alma no se saliera ni un ápice del molde que había sido creado para que toda mente perdiera su individualidad innata relegándose a ser otra fotocopia perfecta.
Sentía lástima del mundo porque no sabía hacer colecciones, ya que se estaba dedicando a amontonar cromos repetidos en forma de almas en vez de cambiarlos por otros nuevos.

A si que cuesta arriba, por una calle cuyo suelo parecía una alfombra de hojas marrones que crujían al pasar, se dedicó a inspirarse con la ciudad para guardar esas sensaciones para otro día en el que le apeteciera escribir. Oculta tras esa sudadera gris que olía tanto a recuerdos avanzaba rumbo a ese sito que tienen algunas ciudades en el que aún podemos ver que existen personas que no desean perder sus curvas: el metro. En cada vagón puedes aprender de cada diferencia que vive instalada en los rostros de muchos de los ciudadanos que frecuentan ese sitio en el que ella había encontrado tantos cachitos de historias que escribir. " Aún no me preocupa el frío otoñal" pensó mientras se disponía a bajar las escaleras para el andén " Gracias verano por mantener mi alma caliente, gracias por haber acabado con la ruina y haberme hecho experimentar tantas sensaciones nuevas. Sabes que te echaré de menos, pero gracias por todo verano, y hasta el año que viene" - pensó mientras sonreía para sus adentros.

Una vez en el tren le da por repasar la entrevista para entender por qué llevaba cuatro manzanas andando descalza por las calles otoñales de un Madrid que sabía a Septiembre. Y seda cuenta de que en el fondo a hecho bien, aunque pocos lo entiendan una oportunidad disfrazada de oro para una chica tan joven era en realidad una farsa. Era todo una mentira disfrazada de verdad, como tantas otras mentiras y tantos otros disfraces dominaban las ciudades de aquellos tiempos.

"Un hombre de unos treinta años estaba entrevistando a una chiquilla temblorosa, que vestida como le habían aconsejado para salir exitosa, entró en el despacho transmitiendo que desbordaba creatividad y ganas de escribir.

...

- Eres buena, encajas bien con nuestro perfil ¿ Entonces qué, te apuntas? - La mira haciéndose el interesante. Parece que esa es una pregunta obligada, pero que está claro que esa chiquilla enfundada en una falda de tubo y con unos tacones con los que podría tocar la luna si se lo propusiese va a aceptar necesariamente a cobrar por lo que escribe sin que importen demasiado las condiciones. Desliza el contrato por la mesa y le acerca una pluma.

- No - sentencia ella alejando la pluma de sí.

- Es una buena oportunidad, pagamos genial. Neesitamos una mujer en la redacción y a ti esto te reportaría ventajas tales como qu tus inicios se den en un sitio privilegiado. No todo el mundo puede poner eso en su currículm. - dice tratando de persuadirla. Eso sí tendrás que entnder que empezarás sirviedo cafés, y haciéndome unos trabajitos...- él le dio un repaso con la mirada tratando de intimidarla, casi de someterla como si ese fuera un precio que hubiera que pagar a cambio de poder escribir.

- ¡ Já ! Que bonito y preparado te ha quedado eso. Pero ¿sabes que? Te equivocas. Sé escribir ¿sabes? Quizás no como me gustaría, pero sé hacerlo. Lo que pasa es que mis tetas no te dejan verlo, y eso es poblema tuyo. Búscate a otra que quiera contonearse por aqui y que apenas sepa escribir su nombre completo, porque yo no quiero.

Tenía razón: no querían que escribiera, pero querían todo lo demás. Se sintió orgullosa de no querer ser recta a toda costa aunque quizás esta vez sus curvas y su falda hubieran sido los culpables de todo. Las cosas o habían salido como esperaba por la mañana: no tenía su primer trabajo, pero mientras metía la llave en el portal y el sol acariciaba ya el horizonte sintió que era libre, estaba viva y el otoño era todo suyo.

Pauli.

muerde la vida

HAIRCUT from MAMMOTH on Vimeo.